AYER Y HOY

La “Casa Cordero” como se conocía a Mansión Alcázar, es uno de los inmuebles más valiosos de Cuenca, tanto por su historia como por su arquitectura. Fue construida a finales del siglo XIX; perteneció a Enrique Cordero, hijo del honorable Ex-Presidente Sr. Luis Cordero.

Es con su nueva dueña, la Señora Rocío Vázquez Alcázar, con quién se da inicio a una nueva historia. Se mantuvo en restauración y reconstrucción desde el año de 1999,  con una duración de tres años hasta su apertura en el 2001. Hoy en día este Boutique Hotel representa uno de los mayores emblemas del servicio y hospitalidad cuencana.

En sus 19 habitaciones se respira ese aroma del viejo mundo que encanta, y en perfecta armonía se adaptan modernas amenidades para ofrecer un ambiente elegante y de buen gusto.

La pérgola en el jardín invita a escapar del ruido de la ciudad, a disfrutar de una comida al aire libre. Viva la experiencia del Té en las Tardes del Alcázar, o una deliciosa copa de vino al caer la tarde.